¡Oferta!
ABADÍA DE SAN QUIRCE ROBLE 2015 Ver más grande

ABADÍA DE SAN QUIRCE ROBLE 2015

De color granate con ribete rubí, en nariz muestra aromas muy varietales clásicos de la Tempranillo de la Ribera del Duero bien madura, con aromas de mora y...

Leer más...

Disponiblidad: En stock

6,66 € 7,01 € / por botella 0.75 l

Oferta válida hasta el 31/07/2017.

Al comprar este producto puede obtener hasta puntos de fidelidad.


33,00 € / sin IVA (6 botellas)

Este producto se vende en cajas de 6 botellas

Botellas/caja 6
Botella 0.75 l
D. Origen Ribera del Duero
Tipo de uva Tempranillo (Tinta del País)
Elaboración Roble

Escribe tu opinión

ABADÍA DE SAN QUIRCE ROBLE 2015

ABADÍA DE SAN QUIRCE ROBLE 2015

De color granate con ribete rubí, en nariz muestra aromas muy varietales clásicos de la Tempranillo de la Ribera del Duero bien madura, con aromas de mora y...

ABADÍA DE SAN QUIRCE ROBLE 2015

BodegaBodegas Imperiales.

Tipo de madera y tiempo de paso: 6 meses en barricas de roble francés y americano.

Nota de cata: De color granate con ribete rubí, en nariz muestra aromas muy varietales clásicos de la Tempranillo de la Ribera del Duero bien madura, con aromas de mora y grosella y un recuerdo de tinta china sobre un fondo balsámico y de monte bajo. Al oxigenarse aparecen toques especiados (canela, clavo de olor). En boca es elegante, potente en el paso y con una nota amarga al final del recorrido bastante grata. Se repiten los aromas de fase olfativa. Fresco, gracias a una medida acidez y taninos firmes pero redondos.

Temperatura de servicio óptima: 14º C.

Un maridaje: Canapés de morcilla de Burgos y queso de cabra

Ingredientes: 10 rodajas de queso de cabra de ½ cm de espesor, 10 rodajas de morcilla, mermelada de naranja amarga, aceite de oliva virgen extra, 10 rebanadas de pan de molde.

Elaboración

Cortar el pan de molde, con un cortador redondo, en discos un poco más anchos que el diámetro de la morcilla y los tostamos con unas gotas de aceite los discos de pan por ambos lados.

- En la misma sartén o plancha, asar a fuego medio unas rodajas de morcilla, también por ambos lados y sin quitarles la tripa.

- Mientras se hace la morcilla, cortar las rodajas de queso de cabra, un poco más finas que la morcilla. 

- Poner cada rodaja de morcilla (a la que ahora le habremos quitado la piel) encima de un disco de pan y encima de todo, el queso.

- Terminar con una cucharadita pequeña de mermelada de naranja.

Productos Relacionados