AIRE DE PROTOS Ver más grande

AIRE DE PROTOS 2016

De color rosa pastel. Nariz delicada y sugerente, donde dominan aromas de frutas rojas, junto con toques de fruta blanca y melocotón y sutiles notas florales, que ...

Leer más...

Disponiblidad: En stock

7,55 € / por botella 0.75 l

Al comprar este producto puede obtener hasta puntos de fidelidad.


37,44 € / sin IVA (6 botellas)

Este producto se vende en cajas de 6 botellas

Botellas (Por Caja) 6
Botella 0.75 l
D. Origen Ribera del Duero
Tipo de uva Tempranillo
Elaboración Joven

AIRE DE PROTOS 2016

Edad: Joven.

BodegaBodegas Protos.

Nota de cata: De color rosa pastel. Nariz delicada y sugerente, donde dominan aromas de frutas rojas, junto con toques de fruta blanca y melocotón y sutiles notas florales, que hacen que Aire de Protos sea un vino complejo y de gran personalidad. De paladar sedoso, goloso y afrutado, que deja un largo y fresco postgusto.

Temperatura de servicio óptima: 8-9 º C.

Un maridaje específico: Huevos rancheros.

Ingredientes: 2 tortas de maíz, 2 huevos, 2 tomates maduros, 1/4 cebolla, 1/2 pimiento verde de freír, 1 cucharadita de salsa de chile, una pizca de sal, una pizca de sal de ajo, aceite de oliva.

Elaboración:

- Trocear muy finito la cebolla, el pimiento verde y los tomates. Ponerlo todo en una sartén con un chorro de aceite caliente y sofreírlo lentamente. En mitad de la cocción añadir  la cucharadita de salsa de chile, la pizca de sal y de sal de ajo. Revolver de vez en cuando.

- Cuando esté en el punto de cocción que más nos guste, lo retiramos y reservamos caliente.

- En otra sartén, poner un chorrito de aceite de oliva, calentarlo y dorar las tortas, una a una, por ambas caras. Las retiramos y las reservamos en caliente.

- En otra sartén freír los dos huevos. Ya tenemos todos los ingredientes listos para montar nuestro plato.

- Servir los huevos rancheros colocando en el fondo del plato las tortas calientes. Encima de cada torta pondremos los huevos fritos, que regaremos con la salsa y decoraremos con una pizca de cilantro o de perejil picadito. Por supuesto, este plato admite tantas variaciones como familias lo cocinan, hay quienes le añaden unos frijoles fritos, salchichas, tiritas de pollo asado, arroz hervido, carne picada, chorizo o bacon fritos, etc.

- Si no disponemos de salsa de chile, podemos sustituirla por un chorro de salsa tabasco o por un par de guindillas bien picaditas o por cualquier otra salsa o preparación que solamos utilizar como picante, añadiendo más o menos cantidad según nuestro gusto. 

Productos Relacionados