La carta de vinos de un restaurante supone el reflejo de la personalidad del mismo. Se trata de una auténtica apuesta por complementar una oferta gastronómica.