Durante la crianza se producen una serie de trans­formaciones que permiten mejorar las características de todos los vinos y hacerlos 'bebibles'