El legado nazarí de Granada es de una riqueza incalculable tanto en cultura, arquitectura, incluso en los métodos de cultivo. La uva vigiriega es uno de los tesoros que han sobrevivido el paso del tiempo y guarda su último refugio en la Alpujarra granadina.